domingo, 27 de octubre de 2013

16.. LAS GARLANCHAS. Test de identidad libanense. Desarrollar el turismo en El Líbano Tolima.

Cuando éramos niños, mi abuelo declamaba repetidamente en  un cántico lastimero, terminando con una sonora carcajada:

Del otro  la'o  'el  río
me tiraron un limón
la cáscara cayó al agua
y el jugo a mi "cucharón" (léase corazón)...

¿Tuvo usted la oportunidad de pasar un río de un  lado a otro montado en una garlancha?

¿La vereda y la finca de sus padres o abuelos se encontraba tan lejos, pero tan lejos, que el viaje duraba todo el día 
y tocaba pasar los ríos en garlancha 
cuando nó bajar por el peñasco 
y cruzar por el lecho del río?
De la colección de grabados de William Walter Adams Bodem en 1890, les comparto ésta copia del grabado de la garlancha en carboncillo herencia de mi bisabuelo.
Algunas copias como ésta, propiedad de la hemeroteca nacional de Colombia, han sido coloreadas y publicadas incompletas, parcialmente recortadas, pero yo prefiero la obra en blanco y negro como el carboncillo sobre papel original.
Grabados de tarabitas de la época de la colonia propiedad de LABLAA del Banco de La República.
Hoy a pesar que todavía existe la garlancha como único medio de transporte en los sitios más inhóspitos para cruzar los cañones de los ríos de alta montaña, también es cierto que los lugares y los paisajes más lejanos del casco urbano del Líbano son los mas bellos.
Para los lugareños es común y cotidiano pasar un cañón de mas de 200 m de alto sobre el torrente del río, rodando la polea de la canastilla sobre un cable de acero para sacar los productos de sus fincas y venderlos en el pueblo para luego regresar con el mercadito de sobrevivencia.

Ahora que la industria del cultivo del café ha caido para no recuperarse jamás con Vietnam como segundo productor mundial con 18' de sacos anuales detrás de Brasil con 20', es muy improbable que Colombia recupere un puesto importante con solo 5' de sacos efectivos tipo federación producidos, el resto es pura pasilla.

Quienes lideran el gobierno municipal del Líbano, deben entonces seguir los pasos de las otras zonas cafeteras de Colombia y fijar estrategias de como desarrollar el turismo hacia una zona que atrae a todo el mundo, la cultura del café ahora es historia y debe declararse como patrimonio cultural del Líbano seguida del parque  nacional natural de los nevados, con el fin de comenzar a trabajar para darle una solución definitiva al problema del café que ya no tiene reversa y que el acoso del hambre y la pobreza en la que están inmersas 
de la cual el Líbano juega un papel muy importante.







¿Veremos algún día que las fincas del Líbano, otora productivas fincas cafeteras, hayan sido convertidas en verdaderos centros de recreación y atracción turística?

Pienselo!!!!

jueves, 10 de octubre de 2013

JOSÉ CELESTINO MUTIS. El legado para el Líbano Tolima del Mutis Antiguo.

El Legado del Mutis antiguo.
 por J. J. Adams

Aunque el registro ante el Ministerio de Relaciones exteriores decía que la vecindad de la gran mayoría de mineros llegados al país en busca de fortuna finales del s XIX, eran los pueblos y aldeas cercanas a las zonas mineras del viejo bajo Cauca: Salamina, Riosucio, Marmato y Supía; y por el lado del magdalena medio en el viejo Tolima: Honda, Mariquita, Ambalema, San Lorenzo, Guayabal y Santa Ana, donde buscaban siempre desarrollar sus actividades de las concesiones mineras por socavón y nunca por aluvión, querían proteger y asentar a sus nuevas familias en los pueblos de montaña donde el clima era más benigno.

Tal es el caso de los ingleses, franceses, alemanes e irlandeses que llegaron para quedarse y formar descendencia en los pueblos que no tenían vocación minera sino mas bien agrícola, todos ubicados en clima templado y en pleno crecimiento económico tales como el Líbano, el Fresno, Manzanares, Ibagué y Herveo en el Viejo Tolima y Manizales, Salamina y Neira y todos los pueblos del bajo cauca pertenecientes al antiguo departamento del Cauca que luego fueron de Antioquia y ahora de Caldas, siempre veían que la única forma de devolver la riqueza obtenida era quedarse y quedarse construyendo, no destruyendo.

Mi bisabuelo, WILLIAM ADAMS de eso se había dado perfecta cuenta junto con  sus socios extranjeros y que a pesar de querer devolverse, y muchos lo hicieron, eran ya demasiado viejos para regresarse, en cualquier circunstancia, tener 38 años cumplidos a finales del s XIX era comparable a tener 70 hoy, sin embargo tuvo la oportunidad de participar en la construcción de importantísimas obras de infraestructura que luego enumeraré en otro post, murió joven de 52 pero se veía viejo de 80 a causa de la enfermedad profesional adquirida por envenenamiento debido a la manipulación del mercurio en la planta de amalgamación de la mina de Frías en Santa Ana y que en esa época la medicina y la alquimia no habían determinado aún la alta toxicidad del metal líquido.

De todas maneras tuvo la oportunidad de interesarse por otros tesoros existentes en esta región del Tolima y que solo los extranjeros apreciaban y todavía hoy ven su verdadera importancia y que nosotros por haber nacido allá y que ahora que estamos viejos y lejos comenzamos a valorar, estamos apenas despertando, a darnos cuenta de la verdadera riqueza biológica que tiene Colombia.

Así como ya me sucedió a mi, imagínense por un momento esta conversación hipotética; por ejemplo, que ustedes viven en Londres o en otro lugar del mundo y que allá muy lejos del Líbano, en un café, algún fulano entable conversación con usted y le diga:

-         Hubo un hecho en su tierra, en su país Colombia que cambió el rumbo de la humanidad, un hecho tan pero tan grande que ustedes mismos no lo han dimensionado en su verdadera proporción, no se han dado cuenta de lo grande que fue y lo sigue siendo, no quieren darse cuenta de la riqueza tan grande en la que habitan y el valor tan grande que tiene para las ciencias, la medicina y la alquimia; es renovable, inagotable, inconmensurable, crece en abundancia y la tienen ahí a sus  pies y solo deben agacharse y recogerla, acaso están ciegos?

-         ¿En mi país?, ¿de que me habla?, ¿que sucedió?

-         ¿De donde exactamente es usted?

-         De lo mas bello que usted  haya conocido nunca, de la mejor tierra, de un pueblo muy rico en actividad agrícola, gente y costumbres enclavado a los pies de uno de los volcanes activos mas poderosos del mundo perteneciente a la cadena de fuego del pacífico; ¿usted no se ha dado cuenta que cuando en el Japón tiembla, hay alerta de tsunami en toda la cuenca del océano pacífico, y todos los volcanes de la América septentrional se activan de inmediato?, entre esos el Ruiz, bota fumarola y todas las 
regiones a su alrededor son bendecidas con una finísima lluvia de basalto molido, harinado, rucio, cenizo y blanquecino, talco que asusta, fertilizando la tierra para obtener alimento…

-         Por eso, ¿de dónde...?

-         Del Líbano Tolima.

-         Ahhhh!!!, pare ahí, usted lo ha dicho, tierra fértil, tierra abonada por la misma tierra desde sus propias entrañas ¿y eso en que se traduce?

-         En alimentos, café, plátano, yuca, caña.

-         Hay algo que produce su tierra más importante que esas especies foráneas a las cuales ustedes le dieron mas importancia con buenos resultados no hace mucho como el café, pero eso se acabó, de pronto es el momento de reencontrarse con las especies autóctonas, con el rastrojo como lo llaman ustedes, con esas malas yerbas que hay que desyerbar, matar y erradicar cada seis meses de los cafetales, esas malesas que ya es el momento que comiencen a llamarlas "buenesas".


-         Como qué o cuales!!.

-         Las especies endémicas fueron profundamente estudiadas y sabiamente  utilizadas como alimento hace más de quinientos años por las mujeres agricultoras y por los curanderos aborígenes americanos y hace doscientos por los españoles.

-         ¿Y dónde paso eso?

-         Pues precisamente eso es lo que le digo, fueron las montañas de su tierra las que aportaron todo el material biológico para hacer esa magnífica investigación y que tuvo y tiene todavía impacto mundial.

-         ¿Las montañas del Líbano?

-         Si.

-         Siiii?

-         Si, si; el Doctor Mutis asentó su expedición botánica en la capital provincial de esa época, Mariquita, y fueron las montañas a su alrededor las que aportaron el ochenta porciento de la información recopilada, por supuesto que el Líbano sería fundado cien años después, todo el territorio de la gran provincia de Mariquita sería desmembrada tiempo después para crear la división político-administrativa que conocemos hoy y la región del Líbano perteneció a la provincia de Mariquita en 1780.

-         Hummm!, no puede ser, eso no lo sabia y mientras viví en el Líbano nunca me lo enseñaron, por eso debe ser que no aprecio haber nacido en esa tierra, y si lo hubiera sabido, seguramente, tampoco me importaría, pero ahora si me importa y mucho, cuente más.

-         El Doctor Mutis estando en Mariquita y después de haber fracasado como minero en la explotación de dos minas de plata improductivas muy cerca a Ibagué (El Sapo y La Montuosa) y después de haber perdido todo su capital, tuvo la oportunidad y fue el primeo que llevó a cabo su sueño como médico y gran matemático, la botánica, los primeros estudios con grandes conclusiones en aplicar todos sus avanzados conocimientos en las otras minas de oro que posee la Nueva Granada, industrializar en grandes cultivos algunas plantas con mucho potencial económico, algunas criollas, otras foráneas que tiempo después fueron otros países y otros continentes los que aprovecharon ese conocimiento  menos Colombia, hay cuatro ejemplos:





EL ORO VERDE
La Canella.





EL ORO BLANCO
La Chinchona






EL ORO AZUL
La Indigofera Tinctoria Americana






EL ORO MARRON
La Nuez Moscada





-         Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde….

La fiebre del oro en el lejano oeste de los Estados Unidos atrajo a miles de buscadores y WILLIAM WALTER ADAMS, mi bisabuelo, entró a Colombia en 1878 acompañado de diez ingleses mas, dos irlandeses y tres norteamericanos atraídos por la leyenda de El Dorado después de haber probado suerte sin mucho éxito en los Estados Unidos; llegando con un bajo capital, conformaron la concesión The Frias Minning Co., aprobada por el gobierno y reiniciaron las exploraciones de plata por socavón aplicando los mas avanzados cálculos de ingeniería en perforación, estabilidad e inyección de rocas, en 1880 los ingleses eran autoridades mundiales en la construcción de túneles, hacia apenas 30 años en 1850 se había inaugurado la primera línea subterránea del tren metropolitano de Londres, todos esos conocimientos de alta ingeniería victoriana fueron sabiamente aplicados en la socavación y estabilidad de la mina de Frías con muy buenos resultados.

Viendo que las vetas auríferas y argentíferas podrían agotarse como por arte de magia, como sucede con toda veta minera, puso entonces todo su interés en la “nueva gran riqueza” el nuevo Dorado que hacia cien años había estudiado Mutis. 

A pesar de haber participado en la construcción de grandes proyectos de ingeniería en esta región, le faltó vida para completar su recopilación y estudio herbario, el cuál desarrolló paralelo junto con su profesión de minero, en el año 1885 cuando se cumplió el primer centenario, fueron los mineros ingleses residentes en Mariquita, Guayabal, Santa Ana y El Líbano los que financiaron el proyecto de publicar una pequeña muestra para venta al público de solo treinta copias serigráficas (0,8%) de las cuatro mil que fue ese gran proyecto de LA REAL EXPEDICIÓN BOTÁNICA DEL NUEVO REINO DE GRANADA y que hace 130 años al cumplir la primera centuria, causó gran revuelo como lo sigue causando hoy y que solo una minima parte del trabajo realizado pudo quedarse en Colombia y el 99,2% de las láminas de la expedición original se encuentra en España guardada bajo total hermetismo sin que hasta el momento el gobierno español le haya participado al mundo este estudio en toda su dimensión.

Lo que hace interesante y la connotación tan grande que todavía tiene para el Líbano el trabajo de la expedición botánica es que todo el develamiento de esa colosal y sorprendente riqueza biológica, se llevó a cabo en una ínfima, una minúscula parte del territorio americano, del territorio del nuevo reino de Granada, de menos de la mitad de tres provincias de esa época, Mariquita, Guaduas y Santafé, sexta parte del magdalena medio de dos departamentos Tolima y Cundinamarca, que cubre un área de mas o menos la cuarta parte de lo que fue la famosa zona de distensión, diez mil kilómetros cuadrados de territorio. 

Durante el viaje a Mariquita, los científicos y dibujantes santafereños y quiteños que acompañaban al maestro Mutis cubrieron una profunda zona de cinco mil kilómetros cuadrados recolectando material botánico que compendió lo que son hoy los municipios desde Villeta hasta Fusagasugá pasando por Guaduas, Chaguaní, Vianí, Pulí, Topaipí, Caparrapí, Quipile, San Juan de Río Seco, Guayabal de Síquima, Alban, Facatativá y una vez asentados en Mariquita cubrieron la otra mitad del área estudiada que comprendió desde el nevado del Ruiz hasta Ambalema, desde Honda hasta Lérida, desde Herveo hasta Santa Isabel, desde Manzanares hasta el Líbano, el Fresno, Casabianca, Palocabildo, Villahermosa y Armero; sin que todavía a todas las matas registradas y clasificadas se les haya descubierto sus verdaderas aplicaciones médicas, farmacológicas, alimentarias e inclusive paranormales.
 Mi bisabuelo quiso comprar una copia de los escasos diez juegos que se imprimieron para coleccionarlas en su biblioteca personal, esas serigrafías fueron impresas en Bogotá en el Banco Central y que nos la dejó como un gran legado y como vivo testimonio de su interés por conocer mucho más e ilustrarse mejor sobre la exótica flora existente en esa nueva tierra, las láminas originales hoy son propiedad de la Nación colombiana y están custodiadas en el Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia.
 Tal vez pensó al igual que Mutis, que si algo fallaba, entonces habría que echar mano de ese otro oro botánico evidente en la zona y que no lo hizo porque en la mina todo funcionó muy bien y porque le faltó el tiempo suficiente para estudiar ese otro tesoro que quería aplicar sin contaminación y sin excesos como gran naturalista que fue sin agredir el medio ambiente.

En este post he venido compartiéndoles una pequeña muestra de las pinturas heredadas de mi bisabuelo y que cada vez que voy al Líbano y abro su vieja cómoda me emociono y veo con sorpresa como diablos se conservan tan bien esas copias serigráficas sin haber sido atacadas nunca por insectos, hongo ni moho, tal vez porque fueron estampadas en papel cartón paja de alta densidad y que posiblemente no tengan ningún valor económico pero si mucho valor cultural ya que WILL ADAMS eligió las más representativas muestras, obtenidas de las montañas de la cordillera central muy cerca de donde hoy se encuentra asentado el Líbano.

FLORA DE LA REAL EXPEDICIÓN BOTÁNICA DEL NUEVO REINO DE GRANADA 1783 – 1816.
 

  



  

¿Habrá llegado el momento que los entes gubernamentales ya estén pensando que es el momento de crear el Jardín Botánico del Líbano, o de Mariquita o del Norte del Tolima?, para buscar sustitutos rentables, solventar y buscar solución a la crisis del café que ya no tiene reversa, que la bonanza cafetera de 1973 es solo un recuerdo, puesto que el objetivo de Vietnam y todos los países indochinos es superar a Brasil en producción cafetera en más de 20 millones de sacos anuales en menos de diez años y ya casi lo logran, ¿causando una sobreoferta y caída del precio a niveles insostenibles y acabando de una vez por todas con toda la caficultura colombiana?




¿Seguirán el gobierno, la federación y el comité de cafeteros, haciéndose la paja mental, que con la mísera prima que por calidad le cobra a los países consumidores, podrá seguir pagando una prima de calamitosos ciento treinta ml pesos por carga que solo acrecientan el hueco de los caficultores y agrava la pobreza  en el campo?

¿Hasta cuando podrán sostener ese engaño?

¿Que les espera a los caficultores colombianos?

Apague y vámonos!!!.

No vaya y sea que ahora que se quebró la economía del café, el Líbano también se esté muriendo como los piratas, llorando y sentados encima del tesoro..., botánico.

Ahhh!!! Cuando pasen por Mariquita, visiten el vivero de Chelita López de Piraquive a la salida pa´ Honda y cómprenle árboles frutales pa´ sus “jincas”; bella, afectuosa y amable Dama del Líbano, su vivero es lo más cercano a un auténtico Jardín Botánico…

lunes, 30 de septiembre de 2013

16. LA ESPICHADA DEL ÁGUILA. Test de identidad libanense.

LA ESPICHADA DEL ÁGUILA
por J. J. Adams
En 1975 se inauguró el nuevo edificio del Banco de Colombia ubicado en el marco de la plaza principal del Líbano, aunque se le agradeció a los arquitectos del banco la buena voluntad el intentar mantener la arquitectura colonial, cometieron la peor cagada al construir la fachada típica de las casas del altiplano cundiboyacense, ¿dónde pensaban que quedaba ubicado el Líbano?

Antes que cumplir con la arquitectura colonial antioqueña, el resultado final es una casa cuasi bonita pero que todavía llora a cántaros por encontrarse en el lugar equivocado en medio de la destrucción arquitectónica del marco de la plaza principal del Líbano, merecen morir, como dice por ahí un comediante, esos funcionarios encargados de la oficina de planeación que aprobaron los planos constructivos sin haberse detenido siquiera un momento  para analizar con la debida atención y esmero el proyecto.

¿Qué clase de arquitectos o ingenieros eran en esa época los asesores de la alcaldía? ¿Por qué permitieron  que se construyera semejante adefesio?, ¿y  que me dicen de los de hoy?, todas las casas viejas, las estamos viendo caer sin que ningún funcionario público se conduela ni se comprometa a ponerle fin a este descomunal improperio a la memoria del Líbano, un total desacierto la hecatombe arquitectónica del Líbano, parece que se hubieran ensañado, se propusieron a acabar con el pasado histórico del Líbano. 

Si odian el Líbano, 
que tampoco lo destruyan, 
¿no les parece?

No puedo ocultar ni evitar mi emputada e indignación al ver las fotógrafas que me niego a publicar y que un anónimo me envió por la demolición de la única casa de estilo californiano que existió en El Líbano perteneciente a Doña Cecilia de Sánchez en la avenida fundadores, 
¿Cómo hijueputas permitieron eso?, 
los funcionarios que autorizaron la demolición deben ser juzgados por semejante crimen, 
¡Por Dios! No quiero ni imaginarme que bestialidad van a construir en ese lote, ¿o lo dejarán así?

Pero, retomando el tema, los arquitectos que hicieron el diseño del edificio del banco de Colombia y por sobretodo los constructores ¿que estaban pensando?, parecieron no darse cuenta de la descomunal equivocación que cometieron por omisión, dejadez o negligencia; 

todavía hoy me paro en el centro del parque y miro hacia el banco de Colombia y no puedo evitar que se me paren los pelos al verlo 

y ver a su lado ese otro monstruo de siete cabezas que ese si deberían tumbarlo de un vez  por todas, el mal llamado “Centro Comercial”, nido de malandrines, borrachines y forajidos.

Pero que si algo quedó de la casa vieja es este póster, duró por lo menos veinte años enmarcado y colgado de la pared de hall de clientes, dándole la bienvenida a quienes entrábamos a hacer las vueltas bancarias en la nueva sede del Banco de Colombia del Líbano, 

siempre me detenía por largo rato en mis tiempos de adolescente a observarlo y leerlo con esmero mientras esperaba y acompañaba a mi papá o a mi mamá los sábados a hacer sus consignaciones y sacar plata para pagarle el domingo a los trabajadores de la "jinca"; 

impactante por lo hermoso y bien estructurado, su espectacular diseño bien concebido por los publicistas que usaron el logo del banco original del águila calva norteamericana como símbolo de poderío desde su fundación hacía cien años, fue un verdadero acierto publicitario y comercial.

Un pensionado del banco que trabajó por veinte años en la sucursal del Líbano, me acaba de enviar esta magnífica fotografía del póster, 
se nota que lo cuida mucho porque está en muy buen estado de conservación; 
cuando le pregunté que de dónde lo había sacado, 
me contestó:

- Hace como veintipico de años casi treinta, llegó al banco de la oficina del Líbano un gerente forastero él que había sido asignado para dar comienzo y aplicar al pié de la letra las nuevas directivas y estrategias comerciales del banco, cuando vio el afiche colga’o en la  pared del hall, dijo:

- Quiten eso de’áhiii, échenlo a la  basura. Y yo le pregunté:

- ¿Me lo puedo llevar pa’ mi casa?

- Haga lo que quiera ¡con tal que desaparezca!…

Hasta que en 1988 cuando el gobierno espichó el águila (léase, estripó a Jaime Michelsen Uribe presidente omnipotente del banco) los nuevos directivos decidieron borrar de una vez por todas ese agraciado símbolo que hoy recordamos y que extrañamos, todo por las supuestas “malas prácticas” financieras al poner el alto riesgo el capital del Banco junto con el de los ahorradores.

Y tal vez si se le fue la mano a Jaime Michelsen, excedió su poder al darle todo el crédito y confianza a un joven constructor que tenía en mente llevar a cabo un ambicioso proyecto comercial y de vivienda en el norte de Bogotá desde 1969, solo imagínense que pudo haber pasado si todo hubiera salido mal.

Para cuando se iniciaron las investigaciones descubrieron que no había sido una sola águila sino dos, 

sin embargo todo el dinero ya había sido devuelto al banco con jugosos dividendos 

puesto que Pedro Gómez Barrero había construido y vendido con rotundo éxito sus dos mas importantes proyectos de esa época, 
el proyecto de vivienda MULTICENTRO 
y el proyecto comercial UNICENTRO y hoy todavía lo son.

Pero el daño ya estaba hecho, se le devolvió entonces su dignidad como gran banquero y visionario y la estocada final al águila se la dieron con el secuestro de su hija Camila Michelsen; el resto es otro cuento.
 Ojala y como la historia siempre se repite, algún día regrese el águila al Banco de Colombia…

¿Se acuerda...?

domingo, 29 de septiembre de 2013

ÁLVARO MUTIS. El legado para el Líbano Tolima del Mutis moderno.

El Legado del Mutis Moderno


Para cuando Gabo muera, su inagotable narrativa costeña volará hacia Macondo (Aracataca, Magdalena) convertida en mariposas amarillas…

Pero Álvaro Mutis se le adelantó, 
su estupenda narrativa rolo-tolimense ya tomó el ferrocarril de Ambalema hacia 
el “hidro-río-ferro-puerto” de Nagaima (Coello, Tolima) 
para luego abordar el hidroavión de la Scadta que viene y va pa’ Girardot, 
rosando el río grande…

Es tiempo que su gran obra adquiera en el Departamento del Tolima la importancia que debe tener, decretar por diez o más años que en escuelas y colegios instalen el 
“Hay Festival de Mutis”, 
lectura para todos, y la Casa de la Cultura del Líbano lo haga con voluntarios para todo el pueblo, para quienes nunca aprendieron a leer, para quienes no saben leer, para quienes ya no pueden leer, para quienes olvidaron leer, para quienes no quieren leer, para quienes están negados, reacios o reticentes a leer.

Haga la prueba y verá, si su hijo es niño aún y lo atormentan los monstruos de los juegos del play o del x-box despertándose a la madrugada dando alaridos de espanto, arrúllelo y lo verá dormirse tranquilo cuando usted le lea un cuento de Mutis; si su papá o su mamá ya no pueden leer, abra un libro de Mutis, leales cualquier párrrafo al azar y los hará derivar en el mar de sus recuerdos...

Una obra plena de fascinante narrativa que nos pertenece, y a nosotros los tolimenses mucho más, caña y café, embarcadero y río, carrilera y tren, calles polvorientas y sol abrazador, calor sofocante y sed, sudor y sueño en medio del letargo de los abuelos que debemos conocer extasiados.

No espere a perderse este conmovedor viaje por el que nos lleva Mutis a través de un tiempo ya lejano al leer su obra, tómelo como cuando sentimos la emoción previa y que posteriormente vamos vivir en el estreno de una gran película, su guión nos impactará hasta querer verla de nuevo varias veces, mi sentimiento se centra en que al cerrar el libro, después de una hora de amena lectura de alguna novela de Álvaro Mutis, lo abrazo en mi pecho, le doy un beso y me hace preguntar en silencio: ¿Y mi abuelo, cuando fue que escribió todos sus cuentos?, y quiero de nuevo leerlo y releerlo.


En mi próximo viaje a Colombia al terminar el otoño y huyéndole al inclemente invierno londinense, antes que “ime pa’l Líbano”, primero iré a conocer Nagaima, perdón, COELLO, TOLIMA, increíble, COELLO, tan cerca y a la vez tan lejos del Líbano.


Ya aquí estamos organizando un par de “toures” de periodistas y escritores ingleses y de toda Europa para ir a Colombia, el próximo verano que viene en 2014, a vivir en carne propia el pensamiento "Mutiano", el Nobel que para nosotros sí fue, pero quisiera tantear primero, ir a Coello yo solo con amigos colombianos antes que correr riesgo con mis amigos ingleses a un viaje que pudiera resultar aventurado y sin retorno.

Para quienes nacimos en esa fascinante tierra y que residimos ahora muy lejos, nos llena de regocijo y nos invade el alma poder expresar que las historias de Álvaro Mutis de la cuenca del río Grande de la Magdalena en su margen occidental del Tolima, ya hacen parte de la literatura universal y que de una manera u otra tenemos en nuestras vivencias a COELLO representados ahora en todos los pueblos del plan del Tolima y de su zonas cafeteras.


Puedo decir entonces sin temor equivocarme, que de la gran obra de Álvaro Mutis, a las gentes del Líbano, algo también nos tocó…

viernes, 13 de septiembre de 2013

15. LA ESTUDIANTINA DE ROBERTO AGUIRRE. Test de Identidad Libanense

¿Alguna vez vio Usted y escuchó tocar la hermosa musica que sonaba la estudiantina del profesor ROBERTO AGUIRRE?


¿O tal vez se acuerde de alguna de las caciones que tocaban?
En 1935 era mas popular, de sonido romántico, la bandola; 
mucho mas que el tiple y la guitarra
¿se acuerda?

Fue tan importante y recordada que tiene un lugar de lujo en la oficina del Alcalde.